Périodique Basque Noticias de Gipuskoa - Janvier 2008

Noticias_de_Gipuzkoa

Guy Tonella

Miembro del Instituto Internacional de Análisis Bioenergético, el psicólogo francés Guy Tonella ha formado a buena parte de los psicoterapeutas que trabajan en la actualidad en el Estado, además de un buen número de profesionales de Francia, Italia y Sudamérica

Donostia. El doctor en Psicología Clínica y psicoterapeuta ha ofrecido esta semana una conferencia organizada por la Asociación de Análisis Bioenergético del País Vasco, en la sala Kutxa de la calle Arrasate de Donostia.

"Las tensiones acumuladas se convierten con el tiempo
en historia solidificada en el cuerpo"

 

¿La historia de la vida está grabada en el cuerpo?

Sin ninguna duda. La postura, la mirada, nuestra forma de movernos o los gestos comunican bastante más de lo que creemos.

Pongamos algún ejemplo concreto: ¿Qué le sugiere una persona que camine arrastrando los pies?

No se puede generalizar, aunque es verdad que se puede leer la historia de una persona a través de su cuerpo. En realidad, las tensiones que acumulamos a lo largo de los años se convierten en historia solidificada que se inscribe en el cuerpo mucho antes que en la mente.

¿Esas tensiones comienzan a manifestarse ya en los primeros meses de vida?

Los niños, durante sus dos o tres primeros años, no tienen un lenguaje verbal, pero sí corporal. Así, todos los acontecimientos que atraviesan quedan inscritos en su cuerpo. Los primeros años determinan cuestiones cruciales para el futuro. Si el niño no tuvo el entorno materno que permitiera la expresión afectiva adecuada, ese niño acabará siendo un adulto con dificultades para expresar, tanto su alegría como la rabia. El problema es que una persona con tanta dificultad para dar rienda suelta a sus sentimientos acaba teniendo problemas relacionales, por ejemplo, para querer y dejarse querer.

¿Y cómo hacer consciente al paciente de esas expresiones corporales?

Durante la terapia se expresan cantidad de gestos, muchos veces de forma totalmente inconsciente para el paciente. Siempre va a depender de la pericia del propio terapeuta bioenergético de manera que sea capaz de leer todos esos mensajes que está recibiendo.

¿Puede poner un ejemplo?

La primera forma de ponernos en contacto es a través de la mirada. Hay personas que no son capaces de mirar a la cara, otras lo hacen, pero sólo de vez en cuando y de una manera muy particular. El profesional debe ser capaz de comprender el estado emocional de estas personas, ayundándoles a superar los fracasos de la vida cotidiana, su dificultad relacional, y a partir de ahí intentar cambiar. Hay muchas personas que para defenderse de un trauma contraen su abdomen, el pecho, la mandíbula. Para solucionar todo ello es fundamental integrar un trabajo corporal e interactivo.

¿Pero ese cambio es posible en una persona, por ejemplo, de 40 años con una personalidad hecha? ¿No es demasiado tarde?

No. Las últimas investigaciones en neurociencias muestran que el cerebro continúa con cierta plasticidad nerviosa durante toda la vida. En cualquier caso, es evidente que cuanto antes comience la terapia mejor será el pronóstico ya que al igual que los músculos y los huesos, con el tiempo, la plasticidad cerebral también disminuye.

¿Cuál ha sido su paciente más longevo?

Un hombre de 80 años a quien por primera vez en su vida le había salido una úlcera. Él no sabía por qué, hasta que descubrimos que se debía a la pena que le provocó la pérdida de su mujer. Su mayor problema era la dificultad que tenía para expresar ese dolor, incluido llorar. Ese estado emocional se había transformado en un síntoma psicosomático, hasta que el síntoma desapareció cuando creamos el ambiente de seguridad necesario.

Jorge Napal

Lien vers le site web du journal, et de l'article : Ici !

Back to top